A casi una semana de estar en el mercado, el iPhone X ha dado mucho de qué hablar, ya sea por sus animojis y la creatividad de algunos usuarios para hacer videos entretenidos (y también virales), o por los esfuerzos de la competencia como Samsung o Google por desprestigiar el celular más potente (y caro) de Apple. El iPhone ha sido el blanco de atención de todos, pero eso no lo es todo.

Creando nuevas tendencias en los dispositivos móviles

Cuando hablo de nuevas tendencias no me estoy refiriendo a esa nueva costumbre de las compañías por crear celulares “sin marcos”, y lo digo porque Apple no es el primero que lo hace, de hecho, ni Google ni Samsung fueron los primeros. Si por alguna razón este dato es importante para ti, te comento que una de las primeras empresas en adoptar la moda de reducir los marcos a su máxima expresión fue Xiaomi con su Smartphone llamado Mi Mix.

La nueva tendencia a la que me estoy refiriendo es a la inclusión del FaceID y cómo Apple quiere vendérnoslo como la tecnología del futuro.

Ahora bien, Apple tampoco es la primera empresa en aplicar este concepto en un Smartphone, de hecho, hasta Microsoft permite abrir tu computadora con su propia versión de reconocimiento facial, Windows Hello.

Pero lo que Apple sí está haciendo es sentar las bases de cómo debería funcionar dicha tecnología. No me refiero al reconocimiento facial en sí, sino al hardware que lo hace posible.

Tim Cook nos comentó que Face ID es tan seguro, que solo puede ser utilizado por una persona entre un millón, pero ¿Como es posible? El Face ID funciona de forma peculiar: puede escanear tu rostro en 3D.

Cada vez que intentes desbloquear el iPhone X, el smartphone lanzará una luz a tu rostro, la cual será acompañada por alrededor de 30 mil puntos infrarrojos invisibles para el ojo humano, los cuales capturan ciertas características de tu rostro generando un patrón de este.

Una tecnología no tan nueva

A diferencia de lo que muchos podrían pensar, la tecnología que se está incorporando  en el nuevo iPhone X no es para nada nueva. El Xbox fue el primero en utilizarlo de forma comercial a través del Kinect. Por lo que podríamos deducir que el Kinect ha sido reducido al tamaño de un pequeño rectángulo e implementado en nuestro celular, volviéndolo más poderoso (y antiestético).

La misma tecnología del Face ID también ha sido aplicada a otros dispositivos electrónicos, entre ellos las computadoras. El caso más reciente es Microsoft el cual hizo lo mismo en su línea de computadoras Surface por medio de Windows Hello, el cual también puede medir tu rostro en términos de profundidad gracias a la tecnología implementada en las cámaras de la línea Surface, pero que también puedes encontrar en computadoras de otras marcas como Dell, Lenovo, HP, entre otras.

¿Puede el Face ID justificar el precio del iPhone X?

Si nos ponemos a analizar meticulosamente el nuevo iPhone X nos podemos dar cuenta que realmente no es tan diferente del iPhone 8, ambos comparten el mismo procesador, la misma capacidad de memoria y hasta la misma cámara (el iPhone 8 Plus incluye Dual Camera al igual que el iPhone X)

Es cierto que la panela del iPhone X es mejor que la pantalla del iPhone 8 y el iPhone 7, pero ¿realmente vale la pena pagar mil dólares por tanta resolución en una pantalla tan pequeña?

Pero la verdadera pregunta que te deberías hacer es ¿qué puedo hacer en un iPhone X que no puedo hacer en un iPhone 6S o en un iPhone 7? ¿el iPhone X es capaz de justificar su compra? ¿Qué tan importante es para mi tener un celular sin marcos cuando hace un año eso ni siquiera era algo que se tomaba en cuenta?

Una industria que ya no sorprende

El mercado de los smartphone no solamente se ha ido llenando de opciones de gran calidad a precios accesibles, sino que también ha comenzado a perder ese poder de diferenciación entre dispositivos.

Ahora mismo la nueva moda en los smartphone es por ver quien tiene los marcos más pequeños. En un año o dos veremos como todas las empresas comienzan a adoptar nueva tendencia junto con tecnologías similares al Face ID.

Tal vez el iPhone X no solamente ha atrapado la atención de todos por sus novedades tan peculiares, sino porque en cierto modo puede significar el inicio de la estandarización de una industria que hace diez años revolucionó la manera en como nos comunicamos, pero que ahora ha se a estancado entre un mar rojo en donde las diferencias entre dispositivos parece ser cada vez más nula.

#blog

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*

%d bloggers like this: