Nintendo está disfrutando de uno de los momentos más prósperos y exitosos de los últimos años. Su nueva consola de sobremesa (si así podemos llamarlo) el Switch es todo un éxito en ventas y la compañía nipona ha sido reconocida por la calidad de sus últimas entregas, Zelda: Breath of the Wild, Mario Odyssey y Splatoon 2.

Podríamos decir que su nueva consola ha sido una apuesta muy arriesgada, y es que después del fracaso económico que significó la Wii U, Nintendo no estaba en la posición de tomar muchos riesgos. Y aunque para mucho el Switch sea una de las consolas más disruptivas de esta generación, es también la consola que deja claro el que, si eres bueno en algo, no hay necesidad de hacer algo diferente, y Nintendo es muy buena haciendo consolas portátiles.

Pero ¿cómo es que Nintendo ha podido recuperarse de tan mala racha después de la pésima ejecución que significó el Wii U? La respuesta está en la melancolía.

Para poder entender esto es necesario volver dos años atrás. En aquel entonces el Switch aún era algo muy remoto, el 3DS lideraba la carrera de las consolas portátiles con el PS VITA muy por detrás y el Wii U en tercer lugar en ventas, muy por detrás del PS4 y el Xbox One.

El problema del Wii U no fue solo el hecho de contar con pocos juegos que realmente valían la pena comprar, sino que también había perdido el apoyo de las Third-Parties como Ubisoft y EA.

Después de un tiempo Nintendo por fin había comprendido que el Wii U no había a despegar, y que su ejecución como la sucesora de la exitosa Wii había sido la incorrecta. Sin embargo, el 3DS seguía vendiendo muy bien, lo que le permitía a Nintendo poder contrarrestar el fracaso que significaba el Wii U.

La empresa insignia en el mundo de los videojuegos estaba en apuros, y sabía que si no hacía lo correcto con su siguiente consola esto podría significar malas noticias. Así que Nintendo hizo lo que muchos no habían pensado en aquel entonces, nos hizo recordar nuestra infancia.

”Si no puedo venderles una consola, entonces les venderé su infancia” seguramente fue lo que pensó Nintendo en ese entonces, pues el 10 de noviembre del 2016 decidido sacar a la venta una versión Mini de la NES, la consola que puso a Nintendo en el mapa del mundo de los videojuegos.

La NES Mini fue todo un éxito en ventas. Hasta ahora se han reportado un total de 2.3 millones de unidades vendidas y se dice que existió una escasez de unidades, lo que dejó a muchos fans de Nintendo con ganas de poder poseer una.

Para esas fechas la Switch ya había sido mostrada a través de un video de 3 minutos, mostrando una vez más la capacidad de Nintendo de crear nuevas ideas en el mercado de los videojuegos.

Así que existían dos nuevas carreras para Nintendo, el nuevo Switch ya había levantado la atención de todos, pero para realmente ser un exitoso necesitaría ser acompañado de un buen catálogo, por lo que Zelda formó parte del catálogo inicial, haciendo de la nueva consola una compra obligada para los fanáticos de la serie.

Tiempo después Nintendo decidió lanzar Mario Kart 8 Deluxe y Splatoon 2, dos títulos que cuentan con una base de fanáticos muy fiel. Ese mismo año saldría la venta Mario Odyssey, uno de los títulos más esperados de la consola.

Pero el Switch no sería el único hardware que sacaría a la venta Nintendo en el 2017. Muchos creían que el Nintendo 3DS pasaría a desaparecer debido a que el Nintendo Switch prácticamente fungía las funciones tanto portátiles como sobremesa, por lo que lo lógico sería que el 3DS perdiera protagonismo. Pero Nintendo tenía otros planes para su familia portátil.

En junio del 2017 se anuncia la 2DS XL, una nueva versión de la 2DS, la versión sin 3D del 3DS. Esta vez el 2 DS XL sería mucho más estético y tendría un diseño más acorde a un 3DS, solo que sin 3D. La nueva versión destacó por su gran diseño y comodidad, pero también porque dio señales de que el Nintendo 3DS todavía tenía vida por más tiempo.

No pasó mucho y Nintendo anunció el regreso de Samus con un juego de 3DS y una versión exclusiva de este en su consola portátil. Tiempo después se anunció una edición de la 2 DS XL con forma de pokebola.

El 2017 fue también otro guiño a la melancolía con el lanzamiento de la SNES Mini, siguiendo la misma idea de sacar una versión pequeña de la mítica SNES.

El renacimiento de Nintendo no solamente ha sido anecdótico, sino también ha sido una muestra de que todavía se puede sorprender al público con ideas frescas y también que los sentimientos venden.

Mientras tanto, El Switch sigue siendo una de las consolas más populares de este año, siendo difícil satisfacer la demanda para Nintendo. Se piensan lanzar más unidades de la NES Mini para el siguiente año y juegos como Metroid y Pokémon han sido anunciados en fase de desarrollo para la nueva consola de sobremesa de Nintendo.

Tal vez Nintendo no estaba perdida después de todo, tal vez estaba replanteando qué hacer después de su dura lección con el Wii U, sea lo que sea que haya pasado durante todo este tiempo, lo que sí podemos estar seguros es que Nintendo ha aprendido la lección para bien.

 

Total
7
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*

%d bloggers like this: